Massatge Kobido

Ohana febrero 4, 2019
 Massatge Kobido

KOBIDO, el arte de un masaje ancestral.

Me quedo con la que una paciente, ya hace muchos años me dijo. “Recibir kobido, es como recibir una larga caricia”.

Cuando viene un paciente, por primera vez, a hacerse un masaje kobido, su pregunta es casi siempre la misma, qué hace exactamente este masaje. Y yo les explico todos sus beneficios y les digo que éstos no paran de aumentar, pues con cada nuevo paciente surge una nueva experiencia y un nuevo descubrimiento.  

Lo que si os puedo decir es que recibir un masaje de este tipo, en la zona superior de nuestro cuerpo, eliminando estrés, tensión y aportando paz y armonía, nos proporciona una vía hacia la relajación y nos conecta con nuestro interior más puro.

Las doctrinas orientales no conciben la salud, y por lo tanto la belleza, sin un equilibrio entre cuerpo y mente, y como es sabido que “la cara es el espejo del alma”, es esta zona de la anatomía humana, la que mejor refleja cualquier desorden o alteración tanto física como mental.

El masaje KOBIDO, a través de la combinación de varias técnicas orientales, consigue una equilibrada relación entre la belleza facial y la salud de los tejidos y músculos que dan forma a esa belleza, actuando sobre los órganos y las emociones.

Se trata de una técnica ancestral basada en los conceptos médicos japoneses tradicionales, trabajando los meridianos y tsubos faciales. Considera que un desequilibrio del Ki (la energía vital) conlleva a dolencias y enfermedades que se reflejan en el rostro. La belleza facial solo es posible cuando todo el organismo está en armonía saludable, por eso las diferentes manipulaciones que se hacen durante las sesiones de Kobido estimulan profundamente los canales energéticos del cuerpo para lograr esa armonía entre salud y belleza.

El masaje facial japonés está basado en técnicas de percusión combinadas con técnicas de masaje profundo, que trabajan la musculatura que está debajo del tejido superficial, y movimientos de arrastre que ayudan a drenar todas las toxinas que se movilizan.

A través del kobido estimularemos la circulación de la sangre esencial para transportar a los tejidos faciales sustancias como el oxígeno y otros nutrientes, reparando los tejidos dañados y favoreciendo la eliminación de toxinas.

Va dirigido a todas las personas. No hay edad, ni sexo para recibir kobido.

Afecciones en la piel se ven gratamente mejoradas, después de recibir kobido.

Calma las migrañas, alivia el dolor en la articulación de la mandíbula y ayuda a personas que sufren de Bruxismo.

Además, estimula el sistema nervioso, mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático. Se consolidan y tonifican los músculos, y se equilibra el flujo de la energía.

Reserva tu hora y recuerda que, durante el mes de febrero, se harán sesiones de 1/2 hora a 20€.

Para más información contacta con nosotros en info@ohana.cat

Deixa un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *